Falta de Diagnosticar a Cáncer de la Tracta Biliar

Kathleen Kettles recently settled a very difficult medical malpractice case involving the death of a 62-year-old woman.

Ella tenía cirugía rutinaria del gallbladder en 1997 en un hospital de la Long Island. No sabian a ella o al cirujano, el patólogo en el hospital no podido para identificar correctamente cambios cancerosos al gallbladder en los especímenes enviados de la cirugía. Catorce meses más adelante su piel dio vuelta al amarillo (ictericia), y el cáncer fue encontrado en el hígado. A pesar de la cirugía para quitar porciones de la zona biliar y los cursos del hígado y múltiples de la quimioterapia, ella murió en junio de 2000. La defensa era firme que una diagnosis del cáncer del gallbladder era una oración de muerte estadística puesto que es casi siempre una enfermedad agresiva que responde mal al tratamiento. Sin embargo, Kathy podía convencer los demandados que, en hecho, no podría ser establecido si esto era un cáncer del gallbladder o un cáncer biliar primario de la zona porque a la hora de diagnosis el cáncer se había separado y los resultados en el gallbladder pudieron haber venido de la zona biliar. El cáncer biliar primario tiene un pronóstico mucho mejor. Además, iguale si fuera cáncer primario del gallbladder y se hubiera separado a la cama del hígado, él habría sido resectable en un primero tiempo mucho, dando a esta mujer maravillosa una ocasión mucho mejor en la supervivencia. Después de analizar los expedientes, la literatura médica, entrevistándose con un médico que trataba anterior, deposiciones múltiples que conducían en la Florida y una Nueva York, y consultar con dos patólogos y un oncologist quirúrgico, Kathy convenció a demandados que teníamos una buena ocasión de prevalecer en el ensayo. Cuando la defensa realizó ésta no iba a ser tan fácil como habían predicho originalmente, ellos inició discusiones del establecimiento después de que recibieran nuestro acceso experto del testigo. Muchos casos referentes al misdiagnosis del cáncer dan lugar a veredictos de la defensa debido a la dificultad en probar que la negligencia, y no el cáncer, eran la causa de la muerte. Solamente el procesamiento vigoroso y los análisis medico-legales sofisticados pueden aumentar las probabilidades en el favor del paciente.

< anterior | mas >